CIUDAD DE RECUERDOS

En Chuquicamata sólo viven los recuerdos, en medio de emblemas de bonanza y calles vacías que combaten el olvido. El primero de septiembre de 2007 las últimas familias debieron abandonar el campamento, cuyo cierre se debió a las condiciones sanitarias a que se exponían sus habitantes, por la alta presencia de plomo y otros elementos tóxicos derivados de la actividad minera. Muchos aún no consiguen adecuarse a otros entornos. Otros se consuelan con las visitas guiadas. Fotografías de John Yevenes, El Mercurio de Calama.

 

En Chuquicamata sólo viven los recuerdos, en medio de emblemas de bonanza y calles vacías que combaten el olvido. El primero de septiembre de 2007 las últimas familias debieron abandonar el campamento, cuyo cierre se debió a las condiciones sanitarias a que se exponían sus habitantes, por la alta presencia de plomo y otros elementos tóxicos derivados de la actividad minera. Muchos aún no consiguen adecuarse a otros entornos. Otros se consuelan con las visitas guiadas. Fotografías de John Yevenes, El Mercurio de Calama.

 

1

Comentarios

2

Comentarios

3

Comentarios

4

Comentarios

5

Comentarios