VISITANTE INESPERADO

Nunca se supo cómo llegó a Temuco. Era un zorro culpeo adulto, que puso de cabeza al personal del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), que hizo hasta lo imposible por capturarlo y llevarlo fuera del área urbana para que estuviera más seguro. Pero sus cualidades de cazador solitario, nocturno y oportunista pudieron mucho más. Las imágenes corresponden a las inmediaciones del Colegio Bautista —a cuadras del centro—, donde se vieron sus ágiles saltos por una escalera. El SAG nunca lo atrapó. Fotografías de José Monsalve, Diario Austral de la Araucanía.

 

Nunca se supo cómo llegó a Temuco. Era un zorro culpeo adulto, que puso de cabeza al personal del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), que hizo hasta lo imposible por capturarlo y llevarlo fuera del área urbana para que estuviera más seguro. Pero sus cualidades de cazador solitario, nocturno y oportunista pudieron mucho más. Las imágenes corresponden a las inmediaciones del Colegio Bautista —a cuadras del centro—, donde se vieron sus ágiles saltos por una escalera. El SAG nunca lo atrapó. Fotografías de José Monsalve, Diario Austral de la Araucanía.

 

1

Comentarios

2

Comentarios

3

Comentarios

4

Comentarios